Política Estado Español

UNIDOS PODEMOS

Una proposición de ley para despenalizar el top manta... ¿y la criminalización?

La reciente proposición de ley de Unidos Podemos en el Congreso, bautizada con el título “sobrevivir no es delito” plantea una despenalización del Top Manta llena de “peros”.

Aníbal Maza

Zaragoza

Jueves 22 de marzo de 2018 | 17:58

El día 19 se registró en el Congreso la proposición de ley de Unidos Podemos que lleva por título “sobrevivir no es delito”, en favor de despenalizar la venta ambulante.

Noelia Vera, coportavoz de la formación incidió el pasado lunes en que antes de la reforma del Código Penal de 2015, la venta ambulante se sancionaba con una multa administrativa, pero ahora se castiga como un delito con penas de cárcel de seis meses a dos años.

De esta manera, el Código Penal junto a la Ley Mordaza vienen a agravar las penas sobre el colectivo de vendedores ambulantes."La situación actual supone una regresión respecto a la regulación anterior y condena a personas migrantes en situación administrativa irregular a una suerte de muerte social porque, al mismo tiempo, tipifica como delito la única forma de ganarse la vida", sostiene el texto de la ley, según informaba eldiario.es.

La formación morada ya tuvo un intento similar en 2016, con una proposición no de ley en la que planteaban medidas similares. Ahora, han decidido volver a impulsar esta iniciativa a raíz de la muerte de Mame Mbaye, mantero muerto durante el transcurso de una persecución policial, y las movilizaciones que se desataron contra el racismo institucional en el barrio madrileño de Lavapiés, así como en otras ciudades como Barcelona o Zaragoza.

¿Y que hay de la persecución hacia este colectivo?

Unidos Podemos señala también que la proposición de ley presentada está encaminada a “acabar con la persecución y criminalización sistémica de estas personas que intentan buscarse la vida". Sin embargo, si se llegara a votar a favor de la despenalización, la propuesta pasaría por seguir sancionando administrativamente las ventas no superiores a los 400 euros. Además de la posibilidad de sustituir las sanciones por trabajos comunitarios.

De esta manera, la propuesta de Unidos Podemos se queda a medio camino para dar una respuesta efectiva a la persecución que sufre este colectivo, dado que las sanciones económicas seguirían en curso. Y es que además de sufrir la represión policial, los vendedores ambulantes ya son sometidos diariamente a una lluvia de multas. Y esta es, sin duda, la razón por la cual es prácticamente imposible la consecución de “los papeles”.

Y lo que es peor, la propuesta de ley no ofrece ninguna solución en cuanto a poner fin a la criminalización de este sector a través de las redadas racistas a las que se ven sometidos los manteros. El Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid así lo planteaba en su comunicado publicado tras la muerte de Mame Mbaye Ndiaye:

“Lo peor de todo es que ningún político, ningún juez condenara a ningún policía, porque son cómplices de este sistema racista y criminal, que mata pobres, mata inmigrantes y sobre todo mata a los negros, porque creen que nuestras vidas no importan. Para los de arriba esto no les quita el sueño, no les interrumpe en nada su agenda política, ellos siguen como si no pasara nada.

La impunidad policial es la que permite que todos los años sucedan estas muertes, la no justicia, la falta de un verdadero juicio, el racismo institucional. Los policías saben que pueden hacer con nosotros lo que quieran, como lo hacen normalmente, saben que no les pasará nada, no importa quien gobierne, se sienten protegidos apoyados y acompañados por todo el sistema racista que les da órdenes.

Por eso les queremos recordar señores políticos que la policía es su responsabilidad, son ustedes quienes les dan órdenes, son ustedes sus jefes, así que no hagan como si no fuera con ustedes el tema. No sean cínicos, ni hipócritas”.

Como plantean los manteros, a Mame Mbaye lo mató el racismo institucional y las leyes criminales que los condenan a la pobreza, la cárcel y la ilegalidad. Éste es el verdadero problema, que es el compañero inseparable de las leyes de extranjería y las políticas criminalizadoras de la inmigración que promueven los medios y partidos al servicio de los patrones y los banqueros.

Este viernes y sábado se realizaron masivas movilizaciones en Madrid, Barcelona y Zaragoza en recuerdo de Mmame Mbaye. En ellas se clamó contra la violencia policial, por el cierre de los CIES, por la derogación de la Ley de Extranjería y por la necesidad de “papeles para todos”.

Por todo ello, Unidos Podemos no parece que vaya a tramitar proposiciones que puedan acabar con la persecución en las calles, máxime cuando las ciudades de Madrid y Barcelona, gobernadas por ayuntamientos "del cambio" desde 2015, son los principales núcleos urbanos donde la persecución policial y racista hacia este sector de inmigrantes se ha incrementado con mayor intensidad.

¿Quién se beneficia de la persecución a los manteros?

Los principales instigadores y beneficiarios de la persecución a los manteros son empresas a las que ejemplifican casos como el de Dolce & Gabbana, multinacional con exorbitantes beneficios y salarios miserables. Esta empresa también ha sido condenada a pagar cuantiosas multas por evasión de capitales al fisco español 340 millones y 90 millones al fisco italiano.

Si nos vamos al campo de la “industria patria”, vemos que empresas como Zara debe al fisco unos 600 millones de euros. A esto se une su archiconocida “estrategia comercial” de hacer negocio a costa de los trabajadores del Estado español y más recientemente de su superexplotación en países del sudeste asiático como Bangladesh.

Y son a estas grandes multinacionales a las que Carmena o Colau vienen haciendo ejercicios de genuflexión desde que llegaran a los Ayuntamientos. Y es que mientras las asociaciones de comerciantes y los grandes lobbies exigen más contundencia contra los manteros, las “alcaldesas del cambio” ordenan el “trabajo sucio” a sus policías municipales.

Parece que la santa trinidad de los delitos contra la propiedad industrial, el racismo institucional y las leyes de extranjería seguirá poniendo coronas de espinas a los manteros según el dictado de las leyes del Congreso.

Lejos de confiar en la legalidad promovida de motu proprio en el Congreso, la realidad es que únicamente la unidad con las luchas de los trabajadores y las clases populares podrán construir un futuro digno para los vendedores ambulantes.






Temas relacionados

Unidos Podemos   /   Política Estado Español   /   Manteros   /   Persecución policial   /   Despenalización   /   Represión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO