Mundo Obrero Estado Español

REPRESIÓN SINDICAL

Víctor, despedido de Marktel: “Nosotros no nos vamos a quedar callados, mi despido ha sido una prueba más de que la empresa no quiere a las personas que luchan”

Jueves 6 de mayo | 11:22

Las y los trabajadores de Marktel llevan organizándose desde hace varios meses en contra de una empresa que mantiene un convenio de miseria y que roza la ilegalidad. Con la llegada de la pandemia y el teletrabajo los directivos de Marktel aprovecharon para normalizar nuevos abusos, como el exigir mayor carga de trabajo o que sean los propios trabajadores quienes tengan que pagarse de su bolsillo los equipos necesarios para llevar a cabo su tarea laboral.

Sin duda en el telemarketing la precariedad y las condiciones de miseria son la tónica. El caso de Marktel sin embargo va mucho más lejos que otras empresas del sector. Marktel, propiedad del marqués de Vivanco José María Horrillo López del Rey, se ha caracterizado por competir fuerte con otras compañías a través de abaratar costes con sueldo y condiciones mucho menores.

Es esta situación la que provocó que un grupo de trabajadrxs dijera basta y organizara una sección sindical a través de CGT para pelear por sus derechos más básicos. Sin embargo, la empresa desde el primer momento ha recurrido a la represión y el miedo contra el conjunto de la plantilla en general y contra quienes están al frente de la organización sindical en particular. Conversamos con Alejandro León y Víctor Dorta, recientemente despedido, ambos miembros de CGT para que nos cuenten de primera mano su experiencia y cómo están afrontando esta situación.

Contadnos, ¿Por qué decidisteis organizar una sección sindical en vuestra empresa y cuáles han sido las iniciativas llevadas a cabo?

Alejandro: Me afilié a un sindicato por conciencia de clase trabajadora, porque creo que los trabajadores tenemos que organizarnos para que no nos exploten. Si estamos solos somos más vulnerables, y las empresas siempre intentan darle una vuelta de tuerca a la explotación laboral. Intenté crear la sección sindical con CGT días antes del confinamiento con la convocatoria de una asamblea de trabajadores y trabajadoras, pero por la pandemia no fue posible.

Todo empezó cuando al romperse mi ordenador, la empresa me presionó para que lo arreglara pronto o para que fuera a recoger otro en medio de mis vacaciones. Esto hizo que acabará a gritos con mi coordinadora. Tras ello hice un hilo de twitter que se viralizó y pude contactar con trabajadores de otras campañas con los que no podría haber contactado de ninguna otra forma por el teletrabajo.

Hace poco que nos constituimos como sección sindical, pero ya estamos haciendo paros todos los lunes para que nos paguen los costes del teletrabajo y otros motivos. También hemos denunciado el convenio de empresa que lleva más de un año caducado y no han querido renovarlo. Hemos puesto varias demandas a inspección laboral y hemos ayudado a muchos trabajadores a ejercer sus derechos de mudanza, teletrabajo, conciliación de la vida familiar, etc.

Víctor: Cuando creamos la sección sindical lo primero y más difícil fue organizar a los trabajadorxs para formar el comité. Marktel da una contundente respuesta a quienes intentan crear un sindicato, que en algunos casos puede llegar hasta el despido puro y duro.

Tenemos muchísimos años viendo cómo, poco a poco, la empresa ha ido vulnerando los derechos de los trabajadorxs, llegando a un punto que -literalmente- roza o sobrepasa lo legal y lo tolerable. Un grupo de nosotrxs ha dicho basta y hemos empezado a luchar por nuestros derechos de frente a la empresa, cosa que a ella no ha gustado y ha optado por la salida más fácil pensado que así podría extinguir el fuego.

En cuanto a las iniciativas llevadas a cabo, hemos llamado a huelga en protesta por defender nuestros derechos y sueldos. También hemos presentado las inquietudes y reclamos de nuestros compañerxs frente a la directiva de la empresa con miras a protegerlxs de posibles malas prácticas a las que pudiera incurrir Marktel en contra de sus empleadxs.

Sin embargo, creo que de entre las tareas más valiosas que nos hemos propuesto, ha sido la de informar a los compañerxs sobre sus derechos, empoderandolxs y dándoles herramientas para su defensa.

¿Cuál ha sido la respuesta por parte de Marktel y sus directivos desde que empezasteis con vuestros reclamos?

Víctor: Ya Marktel tenía tiempo notando ciertas actitudes luchadoras en alguno de nosotrxs y había optado por las sanciones repetitivas y el constante acoso laboral. Al ver que no surtían efecto las amenazas, subió el listón, y prosiguió a las sanciones de empleo y sueldo, hasta que por desesperación tomó la decisión de usar el despido.

Alejandro: Su respuesta es la que esperábamos y ya conocíamos: la represión sindical. Desde el primer momento han intentado intimidarnos, han sancionado de empleo y sueldo a una compañera 5 días, han intentado aislarnos de nuestros compañeros diciéndoles que lo hacemos por intereses propios, que queremos que cierre la empresa, que si nos apoyan se llevan la campaña a otro sitio, que queremos fastidiar la fusión de Caixa y Bankia, etc. Pero ahora con el despido de Víctor han sobrepasado el límite y vamos a luchar por su readmisión.

También están preparando el terreno con algunos compañeros para tener una base legal para despedirnos, nos envían burofax o tutorías de bajo rendimiento, cuando es totalmente falso. Es curioso porque a uno de nuestros compañeros le llegó un papel de aviso de bajo rendimiento y ganó al día siguiente una tarjeta de descuento que le regalan al mejor de su equipo.

Víctor, recientemente te han despedido siendo miembro del comité de huelga y delegado de la sección sindical. ¿Cuáles son los siguientes pasos que vais a dar en respuesta a este despido?

Víctor: Mi despido ha despertado una indignación entre los trabajadorxs de la empresa y en vez de sofocar la lucha, la ha hecho mucho más fuerte. Nosotros no nos vamos a quedar callados, este despido ha sido una prueba más de que la empresa no quiere a las personas que luchan por los derechos de los trabajadorxs y que preferiría continuar en la explotación. Continuaremos denunciado cada una de las atrocidades que esta empresa está haciendo y no pararemos hasta conseguir unas condiciones dignas para todxs.

Empiezan a surgir ejemplo en diversas empresas de trabajdorxs que se organizan para afrontar los embates de la patronal, muchos tienen como protagonistas a jóvenes de los sectores más precarizados. ¿cuál crees que es el camino para que todos estos ejemplos puedan avanzar y que la clase trabajadora pueda pelear por qué no volvamos a pagar las consecuencias de la crisis?

Empiezan a surgir ejemplo en diversas empresas de trabajdorxs que se organizan para afrontar los embates de la patronal, muchos tienen como protagonistas a jóvenes de los sectores más precarizados. ¿cuál crees que es el camino para que todos estos ejemplos puedan avanzar y que la clase trabajadora pueda pelear por qué no volvamos a pagar las consecuencias de la crisis?

Alejandro: Hay una gran cantidad de trabajadores de los sectores más precarios que están hartos de las condiciones laborales que ya eran de por sí precarias pero que con la pandemia se han multiplicado. En muchas ocasiones se ha confiado en los “gobiernos del cambio” pero esa ilusión ha caído al ver que las políticas siguen siendo las mismas que con gobiernos de derechas. Por ejemplo, “el Gobierno progresista” no ha derogado las reformas laborales, ni si quiera los aspectos más lesivos. En concreto, en Marktel tenemos un convenio de empresa que es peor que el sectorial.

Esto es una consecuencia directa de la reforma laboral de 2012 que daba prioridad al convenio propio respecto del sectorial, por lo que sufrimos unas condiciones laborales peores que las del resto del sector del telemarketing que ya son de por sí precarias.

Sumado a esto estamos viviendo en el telemarketing una transformación hacia la uberización del sector. Se están dando cuenta de que nos pueden tener trabajando desde casa sin pagar el alquiler de la oficina, electricidad, agua, equipos para trabajar y otros gastos, y que paguemos todas esas cosas de nuestros bolsillos, incumpliendo el Real-Decreto ley 28/2020 de teletrabajo.

El camino sigue siendo el mismo, la organización de los y las trabajadoras desde las bases, en las calles, en los centros de trabajo, en las universidades, todos en todos los lugares y con solidaridad.

Mañana viernes 7 de mayo a las 12.00h en la Calle Salvatierra 5 (Renfe Ramon y Cajal o metro Begoña) convocamos a todxs lxs que quieran apoyarnos a una concentración para exigir la reincorporación de Victor, que ha sido despedido de forma infundada siendo miembro del comité de empresa y de la sección sindical, vulnerando así nuestros derechos sindicales y laborales.






Temas relacionados

Telemarketing   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   Luchas obreras

Comentarios

DEJAR COMENTARIO