www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario

Viernes 23 de Agosto de 2019

Twitter Faceboock

CONTRAPUNTO
El rey, la película. Un ejercicio de memoria histórica para despistados
Clara Mallo | Madrid | @ClaraMallo

Ilustración: Diógenes Izquierdo

Link: http://www.izquierdadiario.es/El-rey-la-pelicula-Un-ejercicio-de-memoria-historica-para-despistados?id_rubrique=2653

Bajo la dirección y texto de Alberto San Juan, se presenta esta producción. El Rey está basada en la obra de teatro con el mismo título y producida por el Teatro del Barrio. La obra fue estrenada en noviembre de 2015 y prorrogada en varias ocasiones. El Teatro del Barrio apostaba así por una puesta de un enorme contenido político, una reflexión sobre la enorme crisis que atraviesa el régimen del 78 y que tuvo uno de sus grandes hitos con la abdicación de Juan Carlos I. Con esta producción de gran contenido, El Rey llega a la pantalla grande.

¿Cómo se consolidó el Régimen del 78? ¿Quiénes fueron sus ejecutores, sus protagonistas, sus principales ideólogos? El rey trata de poner sobre la mesa sin rubor todas estas cuestiones. Un ejercicio de memoria histórica, pero de la buena. Una obra que a través del humor nos acerca a todos aquellos que jugaron -y aún juegan- un papel central en la consolidación régimen: desde Felipe González, Suárez, el PC de Carrillo o Henry Kissinger.

Con una puesta en escena austera y un texto complejo, son el propio San Juan, Guillermo Toledo y Luis Bermejo el elenco de actores que encarnan a todos los personajes. Y se puede decir que no están todos los que fueron, pero sí fueron parte todos los que están. Burgueses, banqueros, aristócratas, socialistas, falangistas, aquellos artífices de la Transición, los Pactos de la Moncloa, las reuniones entre franquistas reciclados, aristócratas y banqueros y aquellos que después trataron de consolidar lo iniciado bajo el franquismo.

Una visión sin censura de lo que fue la Transición y el Régimen del 78 como la continuación del régimen Franquista sin grandes cambios, la imposición por la fuerza de la paz social y la prohibición de las grandes demandas democráticas de los pueblos del Estado. Un ejercicio de memoria histórica a modo de delirio cómico que nos atrapa desde la primera escena.

Una rabieta como si de niños se tratara entre Adolfo Suárez, Felipe González y el propio Juan Carlos I, que tratan con bastante infantilismo de disputarse el mérito de quién tuvo más peso en la consolidación del régimen del 78. Esta no es más que una de las escenas que entre realidad y ficción intentan componer los últimos 50 años de la historia en el Estado español. Aunque nos advierten en los créditos “Esta película es una ficción. Basada en personajes y hechos reales” lo cierto es que hay mucho de verdad y poco de ficción.

A través de una narración con un estricto sentido cronológico se trata de articular la historia de la “democracia” española. La figura de Juan Carlos I es el hilo conductor a partir del cual se construye el relato con multitud de personajes. Todos ellos encarnados por Alberto San Juan y Guillermo Toledo que, de manera brutal, van asumiendo nuevos rostros según avanza la narración. Un cruce de figuras que logra construir esta historia de manera magistral.

El único que se mantiene fiel a su personaje es Luis Bermejo que encarna sin interrupción a un delirante Juan Carlos I. Protagonista del relato, representa a la monarquía como la pieza clave en la constitución y continuación del Régimen del 78.

Hoy vivimos un cuestionamiento abierto al régimen en su conjunto y a la monarquía en particular. El intento de esta institución de salvarse -en medio de la gran crisis de representación que se abría en 2011- con la abdicación de Juan Carlos I (2015) no ha resultado. La profundidad de la crisis del Régimen aún sin resolver pone inevitablemente en el centro del debate a la guinda del pastel: el rey.

Decenas de consultas populares y estudiantiles se han llevado a cabo en los últimos meses en todo el Estado. El movimiento contra la monarquía ha cobrado una enorme fuerza entre los jóvenes universitarios. Desde que el pasado 29 de noviembre tuviera lugar el primero de los referendos universitarios sobre la monarquía en la Universidad Autónoma de Madrid, más de treinta universidades en todo el Estado se han sumado a los referendos. A ello hay que sumar todos los barrios de Madrid que también han realizado sus propias consultas populares. Un movimiento enorme que pone un eje en la crítica al papel reaccionario que sigue jugando la corona, como pudimos ver tras el 1de octubre avalando la represión hacia el pueblo catalán. En la película, Juan Carlos I atraviesa una permanente rabieta. Trata de agarrarse al “papel histórico” de la corona, pero como apunta una voz en off, en la cripta real solo queda espacio para uno.

Esta es una historia incómoda por su relato y al mismo tiempo tremendamente intensa para quién la disfruta. En un momento en que el debate sobre la continuidad del Régimen del 78 está abierto, en el que los nuevos y viejos “compromisos históricos” se ponen sobre la mesa, irrumpe en escena El Rey. Tras deleitarnos con la obra nos quedamos con ganas de más, y la tremenda actualidad de lo planteado nos obliga a echar de menos la presencia de más personajes, aquellos que hoy defienden y tratan de reeditar un nuevo “consenso” y aquellos que pretenden mantener el viejo.

*La película fue estrenada en diciembre de 2018 y tras ser proyectada en algunas salas de cine hoy puede visionarse en www.filmin.es.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
info@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí