www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
18 de octubre de 2021 Twitter Faceboock

#ABORTOLEGAL2020
Legalización del aborto obtuvo media sanción en Argentina: ahora lo debe tratar el Senado
Andrea D’Atri | @andreadatri

Con 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones, obtuvo media sanción la legalización del aborto con la inclusión de la objeción de conciencia. En las próximas semanas, se espera que sea ratificado en el Senado y se convierta en ley.

Link: https://www.izquierdadiario.es/Legalizacion-del-aborto-obtuvo-media-sancion-en-Argentina-ahora-lo-debe-tratar-el-Senado?id_rubrique=2653

El proyecto presentado por el Poder Ejecutivo que el miércoles había obtenido dictamen por mayoría, fue aprobado en el recinto, lo que lo habilita para ser tratado en la cámara alta y convertir en ley el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14.

Previo a su tratamiento, sufrió algunas modificaciones que fueron exigidas por los sectores antiderechos para concederle los votos necesarios al oficialismo para que se convierta en ley. Entre estas modificaciones, la más controversial ha sido la introducción de una fórmula de objeción de conciencia que deja abierta la posibilidad de que una institución sanitaria tenga una plantilla profesional conformada enteramente por objetores.

En el camino, quedó el proyecto colectivo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto que -después de presentarse durante más de una década sin ser tratado- obtuvo media sanción recién en 2018, apoyado por una enorme movilización de centenares de miles de personas en el Congreso y otros puntos del país. A pesar del apoyo social, el proyecto luego fue rechazado por el Senado. Fueron los diputados Nicolás del Caño y Juan Carlos Giordano, los únicos que durante el debate defendieron el espíritu de este proyecto histórico.

Simultáneamente, en el Senado se discutía la media sanción a la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, un ajuste al bolsillo de quienes trabajaron toda su vida y a las mujeres más pobres que son quienes reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH).

***

Mientras tanto, en las calles, las organizaciones políticas, sociales, feministas y sindicales que apoyan el aborto legal, siguieron la sesión por las pantallas gigantes colocadas por el gobierno nacional; mientras del otro lado del vallado que dividía la plaza del Congreso, se reunían algunos centenares de activistas "celestes". El mismo dispositivo que había organizado el gobierno de Macri estableciendo una paridad entre "verdes" y "celestes" que, en ambas oportunidades, fue desmentida por la realidad.

Apenas unos pocos centenares de militantes antiderechos se agolpaban en el sector sur, mientras miles de jóvenes "verdes" seguían la sesión con atención del lado norte. Sin embargo, la concurrencia no tuvo la masividad que alcanzó hace dos años, cuando el movimiento de los pañuelos por el derecho al aborto, pasó a ser conocido como la marea verde.

El gobierno desestimó el proyecto defendido por el masivo movimiento de mujeres de Argentina para partidizar la lucha por este derecho presentando uno similar en su lugar; lo anunció el día en que el peronismo conmemora su Día de la Militancia, mientras en el Congreso se votaba el presupuesto de ajuste. Además, abrió la puerta a los sectores reaccionarios para limitar el derecho mediante la objeción de conciencia y lo ingresó en la cámara en diciembre, mientras siguen avanzando las leyes del ajuste que exige el FMI.

Sin embargo, tuvo que hacerse eco de un reclamo que tiene varias décadas de historia y que, en los años recientes, alcanzó una gran masividad, en las calles, con la incorporación de una nueva generación de jóvenes que hicieron suyo el pañuelo distintivo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

***

Aunque los votos estén garantizados, incluso en el reaccionario Senado -lo cual solo podrá confirmarse cuando, finalmente, llegue a la cámara alta-, lo cierto es que será la movilización permanente la que podrá garantizar que este derecho sea plenamente ejercido. Porque la injerencia de los sectores antiderechos en esta ley es apenas una parte de la presión que, insistentemente, ejercen contra la ley de educación sexual integral, contra el uso de anticonceptivos, la venta de misoprostol y todos los derechos sexuales y reproductivos.

Esa intrusión de las iglesias en el Estado, lejos de ser rechazada por el gobierno y los partidos mayoritarios, está incentivada mediante la creación de secretarías de Culto -como hizo Verónica Magario en el partido de La Matanza-, la declaración de ciudades o provincias enteras como "pro-vida" -como hizo Juan Manzur en Tucumán-, o impulsando programas coordinados por las iglesias evangélicas -como "Cristianos a Ayudar", impulsado por Jorge Capitanich en el Chaco.

Casi cuarenta años de la caída de la última dictadura militar y los gobiernos que siguieron hasta la actualidad ni siquiera derogaron los decretos firmados por el genocida Jorge Rafael Videla y el entonces ministro Martínez de Hoz, mediante los cuales se establece la obligación para el Estado de destinar 130 millones de pesos anuales del presupuesto nacional para "salarios" de obispos, arzobispos, sacerdotes y seminaristas, entre otras prebendas.

Por eso, como argumentó el diputado Nicolás del Caño del Frente de Izquierda, durante la sesión que culminó entrada la madrugada, "porque defendemos la vida de las mujeres y porque es un problema de salud pública, luchamos para que sea ley. Pero también, porque defendemos la autonomía de las personas para elegir libremente sus proyectos de vida y disfrutar de su sexualidad. Y en ese camino, el Frente de Izquierda señala también la necesidad de hacer efectiva la separación de la Iglesia del Estado, como lo reclaman también en las calles."

Con nuestra lucha hemos llegado hasta aquí y probablemente, consigamos que sea ley en pocas semanas. Pero la conquista efectiva de nuestros derechos requiere de que sigamos en las calles. El movimiento de las mujeres en Argentina, que ha tenido reconocimiento internacional, copó las calles al grito de Ni una menos, se convirtió en marea por el derecho al aborto y sigue vivo en las miles de mujeres que ocupan las calles de Jujuy contra los femicidios, denuncian la megaminería en Chubut o pelean por tierra y vivienda en las tomas de Guernica y otros puntos del país.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí