www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
16 de junio de 2021 Twitter Faceboock

REPRESIÓN POLICIAL
Excusas insólitas: la policía nacional disparó con fuego real contra los vecinos de Linares por una "confusión"
Jose Lavín | Madrid

Así lo han reconocido fuentes de la Policía Nacional del Gobierno “más progresista de la historia”. Este caso de abuso policial se suma a su generoso historial. No es un caso aislado, sino toda la institución.

Link: https://www.izquierdadiario.es/Excusas-insolitas-la-policia-nacional-disparo-con-fuego-real-contra-los-vecinos-de-Linares-por-una?id_rubrique=2653

Fuentes de la Policía Nacional han reconocido haber disparado con armas de fuego real contra los vecinos que protestaban este fin de semana por la paliza de dos agentes a un vecino en un bar. Así han tenido que reconocer ante la presencia en redes sociales de numerosos videos e imágenes donde aparece un agente con una escopeta tipo “franchi” y ante las heridas por perdigones de un hombre y una mujer que tuvieron que ser atendidos en el Hospital San Agustín.

El periódico digital de Linares, Linares28.es, afirma que fuentes de la policía han declarado que los disparos fueron fruto de un “lamentable error”. En la investigación abierta se baraja que un agente cogió “por error” de unos de los vehículos policiales una escopeta de postas que en ese momento estaba cargada con munición real y disparó “una vez”. De este modo parece ser que un agente introdujo por error el arma en el vehículo policial y la cargó con munición real sin darse cuenta.

Posteriormente, fruto de la supuesta confusión, uno de los agentes habría cogido el arma del vehículo y habría disparado sin querer contra los manifestantes.

Sin embargo, no parece haber ninguna confusión. La brutalidad de la represión contra los vecinos del pueblo ha generado indignación. Los vecinos salieron a las calles a mostrar su rechazo a la Policía, ante lo cual se desplazaron agentes antidisturbios que cargaron contra los vecinos y los persiguieron por las calles del pueblo. Las cargas han sido una mezcla de escarnio y castigo a los vecinos por protestar y de desfile y reafirmación de los agentes en su impunidad. Los videos e imágenes de los enfrentamientos entre los vecinos y la Policía Nacional han recorrido las redes.

Uno de los heridos, un joven de 21 años procedente de Guadalén, Jaén, ni siquiera participaba en las protestas. El chico "fue a Linares a comprarse unas botas de fútbol y dejó el coche en las inmediaciones de la comisaría de Policía porque quedó con su prima y unas amigas para pasar la tarde allí".

Rápidamente lo sucedido se ha relacionado con otros casos de violencia policial, especialmente han destacado las comparaciones con el caso de Altsasu (donde por una pelea de bar varios jóvenes vascos terminaron presos varios años). Y se han recordado los recientes videos de agentes golpeando a un grupo de jóvenes “por su estética” y que paseaban por la calle, así como otros casos recientes, como la represión contra los manifestantes en solidaridad con Pablo Hasél. No son casos aislados de agentes concretos, sino el papel que realmente cumple la policía como cuerpo represivo del Estado.

El silencio del ministro “progresista” de Interior Fernando Grande-Marlaska ante todos los casos de violencia, torturas y abuso policial es siempre característica y, sobre todo, sintomática. Sin embargo, el silencio no puede ocultar su responsabilidad política en lo sucedido. Este cómplice ministro continúa ignorando todas y cada una de las denuncias por torturas y abuso policial existentes. Ni lo de Linares es un caso aislado, ni el silencio del ministro lo es. El conjunto de los ministros del Gobierno del PSOE y Unida Podemos secundan la brutal represión de su Policía Nacional.

La agresión vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de disolver la policía tal y como planteaban sectores del movimiento Black Lives Matters en Estados Unidos ante el asesinato racista de George Floyd. Más allá de la propaganda que trata de vender que nos protegen, la principal función de la policía no es otra que la de reprimir los cuestionamientos al régimen y orden establecidos, movimientos de la clase trabajadora, o en general, cualquier movilización que pueda atentar contra los intereses privados de los capitalistas.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí