www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
5 de diciembre de 2021 Twitter Faceboock

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
Madrid: la juventud sale a la calle contra la subida de la luz y la dictadura de las eléctricas
Miguel Arcos Córdoba

Dos centenares de jóvenes de diversas agrupaciones políticas de izquierdas como las CJC y el PCTE, Contracorriente, Pan y Rosas y la CRT, se han concentrado hoy contra el tarifazo eléctrico ante el Congreso de los Diputados en repulsa a la progresiva subida de la luz durante el último año. La concentración coincidió con la noticia del chantaje del oligopolio eléctrico que amenaza con desbaratar la producción de energía nuclear si el Gobierno no da marcha atrás con sus tibias medidas. ¡Hay que expropiar a estos parásitos y poner este sector estratégico bajo control democrático de la clase trabajadora y los usuarios!

Link: https://www.izquierdadiario.es/Madrid-la-juventud-sale-a-la-calle-contra-la-subida-de-la-luz-y-la-dictadura-de-las-electricas?id_rubrique=2653

Desde inicios de junio la clase trabajadora y la juventud del Estado español se ha visto obligada a contemplar como los titulares anunciaban día tras día un nuevo pico del precio de la electricidad, como un retorcido día de la marmota. Muy atrás quedan las excusas del Gobierno para apoyar los tramos horarios, apoyadas en una redistribución que supuestamente iba a beneficiar a quienes usaran la electricidad en las horas llanas. Esto lleva meses obligando a esperar a las 12 de la noche para usar electrodomésticos como la lavadora, después de trabajar y cerca de dormir. También quedan para el recuerdo las declaraciones de Carmen Calvo el 2 de junio, quien planteaba que no era importante hablar de la hora a la que se plancha, sino de quién lo hace, mostrando así una fría indiferencia hacia la problemática de la subida del precio de la electricidad.

El Gobierno más progresista de la historia, en línea con lo esperable, lleva meses dando largas sobre un tema esencial para la clase trabajadora y los sectores populares. Y que afecta de una forma especialmente dura a los pocos jóvenes que han podido llegar a independizarse en una economía post pandemia, con los alquileres por las nubes, y a merced de toda clase de explotaciones laborales, ya que las reformas laborales siguen intactas. La enorme crispación de la juventud se ha puesto de manifiesto en las numerosas movilizaciones que han tenido lugar en varias ciudades de la península hoy, que coincide con otro récord histórico del precio de la luz hasta alcanzar la desorbitante cifra de 172 euros el megavatio por hora. Además, el IPC ha subido en agosto un 3%, en consonancia con un aumento de los precios de los bienes de consumo. Es decir, no solo sale cada vez sale más caro comer, lavar la ropa, o cualquier tipo de actividad diaria. Cada vez sale más caro vivir.

Este problema viene de lejos. A la ola de privatizaciones y empeoramiento de los servicios públicos que se llevó a cabo en la década del 2010 se le unió una reforma en la electricidad, en las cual el precio se ponía a subasta entre las grandes compañías eléctricas. Es decir, aquellas compañías que monopolizan la distribución de energía entre la clase trabajadora son también quienes deciden su precio, que, además, paso a ser un precio por hora definido el día de antes. También existe un peaje por la energía, para beneficio de las eléctricas, y por obligación de la enorme deuda estatal para con las mismas. Es aquí donde entra el gobierno del PSOE-UP que, en vez de regular los precios a la baja, redistribuye las tarifas, para beneficio una vez más de los de siempre.

Te puede interesar: La trampa del recibo de la luz: un mercado al servicio de los capitalistas

Esto no es un error, es la línea de actuación del social liberalismo, al servicio de la burguesía y del capitalismo. Desde actuaciones policiales en contra de la juventud cuando se manifiesta, hasta las ayudas a los arrendatarios, pasando por las futuras leyes represivas para las universidades, la impasividad ante los desahucios y la falta de interés por derogar la reforma laboral o la ley de extranjería queda claro que, en momentos de contracción económica, el progreso social pasa a un lugar secundario para los protectores del capital. Cuando los intereses de la clase dominante chocan con el progreso social, la clase dominante lleva a cabo esta clase de reformas. Y es que los beneficios para las eléctricas este año han sido enormes, incluso mayores que en periodos previos a la pandemia. Ahora, a la luz de una tímida medida del Gobierno para recortar esos beneficios, las eléctricas responden echándole un pulso al Gobierno y amenazando con el cierre de las nucleares.

Te puede interesar: Las eléctricas amenazan cerrar sus centrales nucleares si se recortan sus beneficios: ¡No al chantaje! Expropiación sin pago de todo el oligopolio eléctrico

La solución pasa por abandonar la lógica del mal menor que ha elevado a UP al Gobierno de coalición, y por la cual ciertos sectores de la izquierda apostaron en las elecciones de Madrid. Pasa por entregar los medios para su supervivencia a la clase que conforma la mayoría, a quienes se desviven día a día por pagar las facturas cada vez más altas, y quienes sufren los estragos de un mercado laboral cada día más precario. Urge, ahora más que nunca, la expropiación sin pago de las eléctricas, bajo un control obrero democrático.

Te puede interesar: Tarifazo “progresista”: hay que nacionalizar las eléctricas bajo control de sus trabajadores y usuarios

Necesitamos la creación de un único órgano de control de la energía, bajo la dirección democrática de los trabajadores y comités de usuarios. La tendencia al alza de los precios de la electricidad, aunque se tomen medidas parche, seguirá en su curso, según la OCDE. Tenemos que recordar que quienes se benefician de nuestra miseria son las grandes corporaciones eléctricas, quienes hace escasos minutos han amenazado con cerrar las centrales si el gobierno abarata el coste de la luz como venía proponiendo el día de hoy. Es una cuestión de supervivencia, y especialmente para las y los jóvenes que pelean día a día por subsistir en unas condiciones cada vez más complejas. La solución no pasa por la reforma, la solución pasa por poner los recursos estratégicos del país bajo el control de la única clase interesada en el bienestar de las mayorías sociales, la clase trabajadora.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí