www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

CENSURA
Willy Toledo vetado en Zaragoza por el teatro municipal
Nerea Frejlich | Zaragoza | @NFrejlich

Tras unos comentarios contra el 12 de octubre en los que incluían una blasfemia sobre la virgen del Pilar, el actor Willy Toledo ha sido linchado mediáticamente por el integrismo católico. El Ayuntamiento de Zaragoza cede a esta campaña y anula el estreno de su obra “El Rey”.

Link: http://www.izquierdadiario.es/Willy-Toledo-vetado-en-Zaragoza-por-el-teatro-municipal?id_rubrique=2653

Foto: captura del cartel de la obra "El Rey"

El pasado 12 de octubre el actor Willy Toledo publicó en su muro de facebook unos comentarios algo “escatológicos” contra la fiesta de la Hispanidad, los desfiles militares, el símbolo religioso de la virgen del Pilar, la figura del rey y la monarquía. Fue sin duda su “cagarse” en la virgen del Pilar, lo que llevó a que sus palabras fueran rápidamente divulgadas por la prensa.

Esto sucedía en plenas fiestas del Pilar. Lo que desencadenó una campaña de recogida de firmas para considerar a Willy Toledo persona “non grata” en la ciudad de Zaragoza por parte de los sectores más derechistas y carcas de la ciudad, con el apoyo directo del PP local. Pero la polémica fue más allá de la capital aragonesa.

En los días siguientes al post en cuestión saltaron comentarios y discursos mucho más ofensivos contra Willy Toledo que su “blasfemia mariana”.

Uno de ellos vino del personaje popular Frank Cuesta que le increpaba diciéndole: "no tienes huevos de cagarte en el Corán (…) usted no tiene los “huevos” de hacer eso…porque no le saldría gratis.” Haciendo referencia, al grave atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo. Lo cierto es que no es comparable los comentarios de Willy Toledo con las sátiras de Charlie, y sobre todo no es comparable la reacción en defensa de la “libertad de expresión” en un caso u otro.

El “humor” del semanario francés espolea los prejuicios islamófobos en un Estado racista como el francés, en el que quienes profesan esa religión son considerados ciudadanos de segunda. El comentario de Toledo blasfemaba contra la virgen de la Hispanidad, patrona de una causa tan “noble” como la conquista y genocidio de los pueblos originarios de América. Los dos son un ejercicio de libertad de expresión, pero como parte de ella Willy Toledo también está en su derecho de abstenerse a hacer humor racista estilo Charlie.

Donde más diferencias hay es sin duda en la reacción ante el integrismo islámico y el católico. Contra el primero lo que hubo fueron manifestaciones multitudinarias y un lema “Je suis Charlie” (Yo soy Charlie) que quería equiparar el rechazo a los asesinatos de periodistas con el apoyo a la muy cuestionable línea editorial de la revista. En este caso, ante la reacción del integrismo católico, no hemos visto a ninguno de esos defensores de la libertad de expresión proponer un “Je suis Willy Toledo”.

Reírse de Mahoma es un ejercicio precioso de libertad de expresión, cagarse en la virgen del Pilar (una expresión muy común en todos los aragoneses por cierto) es inaceptable.

Otro ejemplo de “exaltado mariano” es el de Manuel Fernández-Monzón, general y exportavoz del Ministerio de Defensa, que haciendo un llamamiento al respeto a la santísima virgen en un programa de radio, irónicamente llamado ‘Una hora de libertad’, citó al actor a “un duelo a muerte, con el arma que elija”. En fin, un poco de esperpento no podía faltar en una polémica de tan alto nivel.

Otras voces con algún grado menos de fiebre del integrismo católico han exigido medidas menos medievales. Algunos abogados cristianos han pedido responsabilidades jurídicas por la supuesta ofensa de sus comentarios y hasta la Guardia Civil, de la que la “Pilarica” es patrona, ha pedido la retirada de subvenciones públicas a las obras del actor.

A los pocos días el revuelo en las redes sociales y los medios locales se volvió a avivar por el anuncio del estreno de la obra de teatro “El Rey” en enero 2016 en el Teatro principal de Zaragoza. En dicha obra Toledo tiene uno de los principales papeles. Este teatro es propiedad del Ayuntamiento, por tanto es el responsable de las obras contratadas.

Rápidamente se extendió una petición de boicot contra esta representación teatral divulgada por whatshap, facebook y change.org, así como una solicitud para que se prohibiera la obra de teatro por parte del alcalde. No olvidemos que el mismo Alcalde de Zaragoza, Pedro Santiesteve de Zaragoza en Común, participó con entusiasmo de la ofrenda a esta virgen, y afeó los comentarios de Toledo al que tildó de “maleducado”.

Esta semana la misma dirección del Teatro ha salido a desmentir que esa obra estuviera ya programada. Tomando por tontos a propios y extraños sale a decir que aún no se había producido la firma del contrato, algo que puede ser cierto. Pero a nadie se le puede escapar la relación causa efecto entre la anulación de las negociaciones para su representación y la fuerte campaña contra la libertad de expresión que se ha desatado en las redes.

Zaragoza en Común parece haber cedido ante estas presiones. No son unas presiones cualquiera. No vienen solamente de ciudadanos zaragozanos que haciendo gala de un cierto provincialismo se muestran incapaces de identificar unos comentarios en facebook. Si no sobre todo de los representantes de instituciones religiosas representantes de la más profunda tradición católica y franquista.

Para el nuevo equipo municipal de Zaragoza, que hace pocas semanas hablaba en el pleno de la desecularización del Estado, el respeto de la tradición está por encima de derechos fundamentales como los que recoge incluso la misma constitución en su artículo 20: “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica el ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.”

El integrismo católico privará a Zaragoza de una obra teatral que pinta bien. Y sobre todo que molesta, no sólo a los devotos intransigentes de la “Pilarica”, sino a otros muchos sectores conservadores y defensores del estatus quo. No porque actúe Willy Toledo, sino porque su temática es de esas que “pican”.

La obra “El Rey”, cuestiona la figura de la Monarquía y la Transición española. En la propia sinopsis de la pieza teatral pregunta “¿Qué papel ha jugado la monarquía en España en los últimos cuarenta años? ¿A qué fines ha servido? ¿Cuáles son los objetivos de la monarquía española para las próximas décadas?”

Como antaño, aquellos maños y mañas que queramos ver la pieza tendremos que salir de la ciudad. Desde Izquierda Diario recomendamos a los amantes del teatro y los defensores de la libertad de expresión a acudir a esta apuesta escénica que estará en cartel entre el 3 noviembre al 17 diciembre en el Teatro del Barrio de Madrid.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí